Instrucciones y advertencias sobre la quema de velas

Instrucciones y advertencias sobre la quema de velas:
Direcciones:
1. Antes de encender la vela, recorte la mecha a aproximadamente 1/4 de pulgada para asegurar una combustión limpia y sin humo. Las mechas largas o torcidas pueden provocar quemaduras y goteos desiguales.
2. Coloque la vela sobre una superficie estable y resistente al calor, lejos de corrientes de aire, respiraderos y cualquier material inflamable.
3. Al encender la vela por primera vez, déjela arder hasta que el charco de cera llegue a los bordes del recipiente. Esto ayuda a prevenir la formación de túneles y garantiza una combustión uniforme.
4. Evite quemar la vela por más de 4 horas seguidas. Apague la llama, déjela enfriar, recorte la mecha y luego podrá volver a encenderla si lo desea.
5. Mantenga siempre la piscina de cera libre de recortes de mecha, cerillas y residuos en todo momento.
Advertencias:
1. Nunca dejes una vela encendida desatendida. Apague siempre las velas antes de salir de una habitación o de ir a dormir.
2. Mantenga las velas fuera del alcance de los niños y las mascotas. Las velas deben quemarse en un lugar donde no puedan ser derribadas.
3. No toque ni mueva una vela mientras esté encendida o mientras la cera esté licuada. Espere a que la cera se endurezca y se enfríe antes de manipularla.
4. Mantenga las velas encendidas alejadas de corrientes de aire, respiraderos, ventiladores de techo y corrientes de aire para evitar que se quemen de forma rápida o desigual, se produzca hollín y goteen excesivamente.
5. No quemes una vela hasta el fondo. Apague la llama si se acerca demasiado al soporte o recipiente. Para tener un margen de seguridad, deje de encender una vela cuando quede 1/2 pulgada de cera en una vela contenedor y 2 pulgadas en una vela de pilar.
6. Utilice siempre un candelabro diseñado específicamente para usar velas. El soporte debe ser resistente al calor, resistente y lo suficientemente grande como para contener gotas o cera derretida.
7. Tenga cuidado con la superficie debajo de la vela. El calor del fondo de la vela puede dañar algunas superficies. Utilice una barrera protectora o salvamanteles si es necesario.
8. Si una vela continúa humeando, parpadeando o la llama sube demasiado, apágala. Recorta la mecha y comprueba si hay corrientes de aire antes de volver a encenderla.
9. Nunca uses una vela como luz nocturna o mientras puedas quedarte dormido.
10. Tenga en cuenta que el recipiente puede calentarse. Manéjelo con cuidado y espere a que se enfríe antes de moverlo.
Lea y siga siempre las instrucciones específicas y las pautas de seguridad del fabricante, ya que pueden variar de una vela a otra. El cuidado y mantenimiento adecuados de las velas le ayudarán a aprovecharlas al máximo y a garantizar una experiencia más segura.